Hoy, 31 de mayo, celebramos la Festividad de la Visitación de la Virgen María a su prima Santa Isabel. Cerrar el mes dedicado a nuestra Madre de esta forma constituye un poderoso llamado a vivir el amor que la Madre de Dios hace a cada uno: como Ella salió al encuentro de su prima, nosotros también debemos salir al encuentro de quien nos necesita, llevando a Jesús en nuestro interior.

Especial recuerdo a nuestra querida Hermandad de Pasión y Muerte en el día de su titular, Nuestra Señora del Desconsuelo y Visitación.

Recemos a nuestra Bendita Madre del Rocío para que nos proteja en nuestras vidas y sigamos el ejemplo de servicio al prójimo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies