Hoy, sábado 12 de junio, celebramos la Solemnidad del Inmaculado Corazón de María, tras la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, con la finalidad de manifestar que estos dos corazones son inseparables y que María siempre lleva a Jesús.

Esta celebración fue establecida por el Papa Pío XII en 1944 para que por medio de la intercesión de María se obtenga “la paz entre las naciones, libertad para la Iglesia, la conversión de los pecadores, amor a la pureza y la práctica de las virtudes”.

San Juan Pablo II declaró que esta festividad en honor a la Madre de Dios es obligatoria y no opcional. Es decir, que debe realizarse en todo el mundo católico.

Especial recuerdo a nuestra querida Hermandad del Inmaculado Corazón de María de Torreblanca, así como a nuestra querida Hermandad de la Misión, en el día de su amantísima titular.

Oremos a nuestra Bendita Madre del Rocío para que nos esforcemos por conocer nuestro propio corazón, es decir la realidad profunda de nuestro ser, aquel misterioso núcleo donde encontramos la huella divina que exige el encuentro pleno con Dios Amor.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies