aHoy, 16 de julio, celebramos la Solemnidad de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo, patrona de los marineros y de la Armada Española.

El 16 de julio de 1251, San Simón Stock, superior en ese entonces de la Orden carmelita, se encontraba rezando, pidiendo a Dios por los miembros perseguidos de la Orden, cuando de pronto la Virgen María se le apareció. La Madre de Dios, quien llevaba el hábito de la Orden, le entregó al Santo el escapulario carmelita.

Con el correr del tiempo, la devoción a la Virgen del Carmen, es decir, la devoción a la Madre de Dios en la advocación de “Reina y Señora del Monte Carmelo”, fue floreciendo y extendiéndose. Las promesas en torno al escapulario y su riqueza simbólica dieron un impulso inmenso a la espiritualidad carmelita, al punto de hacerse presente en todos los rincones del mundo.

Esta fiesta es además un símbolo del encuentro entre la Antigua y la Nueva Alianza, porque fue en el monte “Carmelo” (en hebreo, “jardín”) donde el profeta Elías defendió la fe del pueblo escogido contra los paganos.

Especial recuerdo a nuestras queridas Hermandad del Carmen de San Gil, Hermandad del Carmen, Hermandad del Carmen de Calatrava, así como todas las corporaciones bajo esta advocación.

Oremos a nuestra Bendita Madre del Rocío para que nos proteja en nuestras vidas y guarde nuestras almas librándolas del purgatorio.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies