Hoy, 26 de julio, celebramos la festividad de los Santos Joaquín y Ana, padres de la Bienaventurada Virgen María; por lo tanto, abuelos de nuestro Señor.

Joaquín y Ana, santos patronos de los abuelos, fueron personas de profunda fe y confianza en las promesas de Dios. Ambos educaron a su hija María en la fe del Pueblo de Israel, alimentando en Ella el amor hacia el Creador y preparándola para su misión. Es a través de ellos como María se suma a esa porción del pueblo escogido que espera la llegada del Salvador de la humanidad.

Roguemos a los Santos Joaquín y Ana  para que protejan a nuestras familias y en especial a nuestros mayores en estos difíciles momentos de lucha contra la pandemia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies