Hoy, 7 de octubre, celebramos la Solemnidad de la Bienaventurada Virgen María del Rosario, advocación que nos recuerda la importancia de dirigirnos afectuosamente a nuestra Bendita Madre a través del rezo del Santo Rosario. Fue la misma Madre de Dios quien nos pidió que lo recemos y lo difundamos para que, a través de este, podamos obtener gracias abundantes.

Se celebra este día en conmemoración de la “Batalla de Lepanto”, 1571. En ella una coalición de tropas y fuerzas navales cristianas se enfrentaron a la armada del imperio Otomano, de raigambre islámica, con el propósito de detener sus ambiciones expansionistas en Occidente y recuperar soberanía alrededor del Mediterráneo. Los cristianos, antes de la batalla, se encomendaron a la Virgen y rezaron el Santo Rosario. La victoria contundente que se produjo posteriormente fue atribuida por los ejércitos cristianos a la intercesión de la Virgen.

El Rosario es inobjetablemente una oración mariana, una ayuda certera para crecer en amor a la Mujer que nos trajo la salvación, pero no siempre reparamos en que es, antes que nada, una oración “cristocéntrica”, es decir, una oración centrada en Cristo. La enunciación de los misterios y las avemarías que se suceden al rezar nos ayudan a contemplar y meditar los misterios de la vida del Salvador acompañados de María, la madre que siempre estuvo cerca del Hijo. Ella nos enseña a acercarnos a esos misterios a través de sus propios ojos, porque todo en Maria es una invitación a amar al Hijo.

Especial recuerdo a nuestra querida Hermandad de la Macarena en este día de su titular letífica.

Recemos a nuestra Bendita Madre del Rocío para que nos proteja en nuestras vidas y nos conceda las gracias prometidas por su Divino Hijo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies