Hoy, 18 de diciembre, celebramos la Festividad de la Expectación de la Bienaventurada Virgen María, conocido también como la adveración de “Virgen de la O”, “Virgen de la Esperanza”, “Virgen de la Dulce Espera” o “la Virgen encinta”.

La advocación de la “Virgen de la O” tiene su origen en una antigua tradición inspirada en la Liturgia de las Horas. Entre el 17 y el 23 de diciembre, las antífonas para el cántico evangélico de Vísperas, del Magnificat; empiezan siempre con la exclamación admirativa “oh”. En otras palabras, a María se le invoca durante esos días con expresiones como: “Oh, Sabiduría…; “Oh, Adonai…”; “Oh, renuevo del tronco de Jesé…”; “Oh, llave de David…”.

A estas se les llama “antífonas mayores” o “antífonas de Adviento”. La repetición constante e insistente de la exclamación “oh” para introducir menciones en honor a la Virgen dió origen al título “Virgen de la Oh”. Luego, muy probablemente, dejó de escribirse la letra “h” del nombre, siendo que se trata de un grafema sin valor fonético. De esta forma, la advocación pasó a llamarse simplemente “Virgen de la O”.

Desde aquí, queremos felicitar a nuestra querida Hermandad de la Macarena en este día tan especial para todos sus hermanos.

Igualmente, felicitamos a todas nuestras queridas Hermandad Sacramental de la Esperanza de Triana, Hermandad de la O, Hermandad de la Trinidad, Hermandad de San Roque, Hermandad Sacramental del Juncal y Hermandad Sacramental de la Sagrada Lanzada que celebran este día dedicado a la Bienaventurada Virgen María.

Le pedimos a nuestra Bendita Madre que es Vida, Dulzura y Esperanza nuestra que siga siendo guía hasta el Cielo, especialmente en este difícil año que vivimos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies